CÓMO MOTIVAR A UN ADOLESCENTE PARA QUE COMIENCE A PROGRAMAR

Desde 1990 los jóvenes han crecido bajo la influencia de las nuevas tecnologías. Actualmente, un adolescente socializa y desarrolla su vida cultural por medio del lenguaje tecnológico: tiene juguetes programables, acceso a múltiples canales de televisión e internet, realiza tareas y se entretiene a través del ordenador o la Tablet, se comunica por medio de mensajes desde su teléfono móvil, participa en chats. Para él la tecnología no solo es familiar sino necesaria.

Desafortunadamente la tecnología es un arma de doble filo, que tenemos que saber canalizar para hacer de ella una forma de que nuestros hijos adquieran conocimientos y formas de aprendizaje y no cacharros con los que perder el tiempo.

Nosotros en CodingForKids.online hacemos una invitación a los padres a utilizar esa curiosidad y necesidad de tecnología a favor de nuestros hijos. Y una de esas acciones que podemos hacer es motivarlos para que nuestros hijos aprendan a programar.

La programación se considera una herramienta fundamental para que los jóvenes del presente desarrollen habilidades básicas para los empleos del futuro. Aprender la lógica de la programación les ayudará a desarrollar el pensamiento computacional, resolver problemas, fortalecer su creatividad y mejorar su capacidad para socializar.

Pero ¿cómo motivarlos para que comiencen a programar?; Si bien no debemos obligarlos, sí es oportuno mostrarles las ventajas de esta actividad desde distintas perspectivas. Puede resultar complejo, además de contraproducente, imponerlo debido a la irritabilidad propia del adolescente; sin embargo, si ponemos en práctica la estrategia adecuada sin duda avanzaremos en esta tarea.

Recomendaciones para motivar a nuestros hijos a programar

  • Lo primero es hacerle ver las ventajas de aprender a programar y la mejor manera es mostrándole todos los espacios de su cotidianidad en los cuales la programación se hace presente. Cuando el adolecente comience a ver esta actividad como algo próximo seguro advertirá la utilidad de aprenderla.
  • Adicionalmente, podemos explicarle los beneficios de la programación en la escuela. Detallarle cómo a través de esta herramienta se aprende matemática, física, tecnología, ciencia, lenguaje y muchas más áreas será interesante para él porque verá en la programación una vía para estudiar de manera divertida, incluso sin darse cuenta.
  • Aunque los padres no hayamos tenido el mismo acceso a la tecnología que ellos y a veces pensemos que las formas tradicionales de aprendizaje antes eran más efectivas y completas, no debemos aferrarnos a ese pasado que fue funcional para nosotros, pero no responde a los intereses ni habilidades que requieren nuestros hijos. Debemos abrir la mente e investigar todo lo que ofrece el mundo de la tecnología, solo así podremos explicar mejor a nuestro adolescente, orientar sus aptitudes y motivarlo a cultivarse cada día más.
  • Los adolescentes de este tiempo tienen una gran capacidad de pasar rápidamente de un campo a otro, por lo que es muy probable que una vez que se adentren en la programación quieran experimentar con nuevos juegos, aplicaciones y plataformas; ante esto es vital no ignorar sus solicitudes sino por el contrario estar prestos a sugerirles nuevas herramientas disponibles en el mercado y apoyarlos en la adquisición. Recordemos que incluso si abandonan el interés, esa experiencia siempre será parte de su formación integral.
    Otra estrategia que puede funcionarnos es comentarle casos de jóvenes programadores exitosos, sus propuestas y resultados. El adolescente es muy influenciable, siempre está en la búsqueda de nuevos modelos para seguir, por lo que presentarle a estos genios de la programación y su aporte puede ser una motivación muy positiva para él. De hecho, Jorge Izquierdo, el programador español más joven en desarrollar una aplicación para la AppStore, “uRlate” (creada para mostrar al jefe los atascos por los cuales se llegó tarde al trabajo) y luego “A++genda” (una agenda escolar que recuerda los deberes, el horario, exámenes, notas y promedio), es un caso no solo de precocidad sino de experiencia autodidacta. Izquierdo, como la mayoría de nuestros hijos, aprendió por sí mismo explorando los programas y viendo el trabajo de otros más experimentados.
  • También existen programas que pueden llamar su atención como el Apps for Good, que motiva a estudiantes de secundaria de Reino Unido e Irlanda a desarrollar emprendimientos tecnológicos de programación de aplicaciones para móviles y tabletas; o el Science Lab, un modelo de aprendizaje de la ciencia para niños de 4 a 10 años, iniciado en Alemania y desarrollado también en Austria, Colombia, Hungría, Francia y España; STEMnet, plataforma británica en la que participan docentes y profesionales en actividades de apoyo a la educación de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas; JUMP Math, metodología de enseñanza de matemáticas para primaria y secundaria desarrollada en Canadá y extendida a Estados Unidos, Reino Unido y Bulgaria. Todos ellos buscan reducir la brecha entre la creciente demanda del mercado laboral y el insuficiente número de jóvenes que optan por estas áreas de la enseñanza.
  • Una opción motivadora, es ofrecerles un teléfono inteligente a cambio de desarrollar una aplicación de móvil o de un programa de computadora. Estoy seguro que no tendrás ningún problema que tu hijo se pase horas jugando un juego que hizo él mismo. Atención. Pero antes tienes que hacer un acuerdo con él tienes que acordar (en escrito preferiblemente) todas las reglas sobre el uso del dispositivo, así como, un apartado especial en que diga que para mantener el móvil tiene que seguir generando programas.
  • La misma opción anterior solo que en vez de comprarle un móvil le compras otra cosa o le das un premio que él desea. Pero asegúrate de que ese premio sirva para seguir motivandolo en el tiempo.

Buena Suerte ; )

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *